DANZARINA.

Llegó el domingo, un día cualquiera, de una semana cualquiera, de un año cualquiera. No tenía nada de importante, aburrido por la mañana y con calor por la tarde. Las hojas secas caían de los árboles, muertas. La vida se les esfumó, se les escapó como se escapa un suspiro, como se va el viento y no vuelve, o como un beso entregado en los labios y que no es correspondido.

Él, jamás ha pisado un teatro. Ella, jamás ha bajado de un escenario. Ambos sufren de soledad, ambos desean el amor, ambos darían todo y ambos lo merecen de verdad. El domingo para él significa nada, y para ella lo es todo, mientras él busca la manera de pasarlo rápido, ella adora la lentitud que tarda en morir. Él sólo es un hombre normal, que no ha hecho nada importante para la humanidad. Ella es danzarina, que enamora corazones entrelazando sus manos al viento, y rompe estigmas con sus piernas estiradas girando sobre sí.

En la cartelera, una imagen de ella acariciando el vacío con sus tiernas manos, le hace perderse a él. Está atrapado, no hay nada que hacer, sucumbir es lo mejor, no es doloroso y se puede morir, pero al menos será de amor y placer. Poseído y nunca más dueño de sí, entra al lugar, qué es enorme y frío, parece griego con esas columnas imponentes que roban suspiros y causan temor.

Dentro, una mujer azota al infinito con la gracia de sus movimientos, es precisa y dulce, pero fuerte y decidida. Su rostro es hermoso, pero su mirada lo es más, pues tiene el brillo del sol y el misterio de la luna. Él, se acerca lo más que puede, y es que la distancia lastima, cala y quema, pero ¿Por qué? Si es la primera vez qué le ve, al menos en esta vida.

Ella también le ve, es un hombre normal, pero algo tiene, algo que lo vuelve real. No pretende adorar ni ganarse su favor, sólo la admira desde la distancia, que no es mucha, pero para ellos es demasiada.

Las miradas se cruzan, los corazones laten al mismo son. Las almas bailan bajo la luna, los sueños se unen y las sonrisas nacen una de la otra. Han sido flechados, llámalo destino, si es por buscarle explicación. La verdad es superior a la fantasía, la realidad ahora es la verdad. Se les ha unido, la razón; lo merecen. Ella, una dulce danzarina, tan valiente para amar, tan libre como mariposa, tan fuerte como el mar. Él, tan real como la luna, tan normal como la flor, y ahora, ambos poderosos como el sol.

Anuncios
Anuncios
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s