¿Por qué?

Dime… dame una razón. ¿Por qué tus manos aún me desnudan? Pero ya no me acarician. ¿Por qué tus besos son tan fríos como la indiferencia? Y ¿Por qué ya no soy lo primero, que tus ojos miran al despertar? ¿Por qué?

¿Por qué es más cálido el hielo? que tu piel rozándome. ¿Por qué es más fácil recordar, la luna de aquel invierno? que tú llevándome de la mano. ¿Por qué?

¿Por qué no extrañas mis labios? Sí con ellos te dije; te amo. ¿Por qué mis manos no te provocan? Y ¿Por qué mi silueta, ya no quieres recorrer? ¿Por qué no me dejas seducir tu cuello? Y ¿Por qué ya no me entregas tu aliento? ¿Por qué?

¿Por qué parece que te has marchado? Y ¿Por qué hasta tu sombra has de ocultar? ¿Por qué has permitido, que una botella de vino, se quede a la mitad? ¿Por qué la copa se ha derramado? ¿Por qué la has olvidado? ¿Por qué?

Discúlpame, es que no lo entiendo, no entiendo el “por qué”. Mentiría si dijera que me rodea la perfección y qué para ti soy lo mejor, pues eso no lo sé. Pero sé, que amor te dí, que tus labios me robé y les hice sentir. Les provoqué locura, los obligué a sucumbir, los hice vulnerables y les enseñé a seducir. Los amé, y juro que jamás me aproveché. Me enamoré. Sólo dime por qué

¿Por qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s