MI DULCE INVIERNO (PARTE 2)

Podía escuchar cada palabra que ella decía, y sentir cada caricia de sus manos. Incluso podía percibir el temblor de su voz, al derramar cada una de sus lágrimas. Ella estaba tan triste, y sin embargo eso no era lo primero que llenaba el ambiente, lo que realmente inundaba todo a nuestro alrededor era la soledad que salía de ella. Era tan poderosa esa inhumana emoción, tan inclemente, que el oxigeno se extinguía, uno no podía respirar, ni siquiera el frío asesino que me paralizó me produjo tanta sequía en el alma.

¿Pero, quién era ella? Estoy seguro que nunca la había visto, no me parecía una voz conocida, y sus manos eran tan peculiares, demostraban tanto amor, que sería imposible no reconocerlas, incluso si nunca hubieran estrechado mis manos, sabría de quién son. Reconocería esos movimientos tan tiernos y dulces aunque los hubiera visto hacerse en el viento.

Anuncios

Ella seguía hablando de todo lo malo que su vida ha enfrentado. Sin duda necesitaba ser escuchada, y bueno, yo la escuchaba con total atención. Mis ojos no se abrían sin importar cuantas veces se los pedí, les rogaba separar las pestañas y dejarme conocer a la dueña de la tierna voz. No funcionó.

Era increíble la fuerza que se sentía venir de ella, ciertamente sollozaba y ciertamente hablaba sólo de dolor. Sin embargo, nunca noté un reclamo, o una queja, lo único que venía de su voz era liberación, sacaba su frustración en forma de lágrimas, más nunca derramó ni una sola de debilidad.

Eso me hizo querer despertar aún más. Ese misterio me envolvía, me poseía, me gobernaba. ¿Quién eres, y por qué me estoy enamorando de ti? ¿Por qué siento que te debo mi vida? Y no por el hecho de haberme sacado de la nieve helada, sino por darme un motivo real de continuar. Mi vida no ha sido la peor o la más triste, pero si era vacía, lo suficiente como para desperdiciarla entrando a una tormenta invernal.

Anuncios

Si lo pienso bien, cometer un acto tan estúpido como lo fue entrar a la tormenta, me dio la oportunidad de conocerla, de escucharla, de sentir su alma latiendo, viviendo. Así que aún y sabiendo que quizás muera, lo haría de nuevo, sin dudar.

Mi mente siempre fue torpe, nunca fui inteligente en ningún lugar, a ninguna edad. Mi corazón tampoco tuvo un desempeño excepcional, a decir verdad, yo era insensible ante cualquier situación, nada me causaba una impresión buena o mala. Pero ahora, justo ahora, mi corazón latía como colibrí en primavera, me sentía nuevo y emocionado, libre. Incluso a pesar de no poder moverme. Y mi mente confabulaba con mi espíritu y entre los dos me traían imágenes de como podría ser ella. Sólo siluetas, pero en ellas la veía danzar en el viento, tocar las estrellas, girar por el universo, crear torbellinos de alegría hechos de su sonrisa y enormes y poderosas olas nacidas de su llanto liberador.

Su voz no era aguda, ni muy gruesa, tenía un equilibrio entre sobriedad y decisión, se notaba firme. Para mi, era la más seductora que jamás escuché, no en los términos comunes. Su seducción nacía y venía del misterio, una vez más la necesidad de conocerla era superior a cualquier necesidad que haya experimentado. ¿Alguna vez, has ayunado durante días? ¿Y has sentido que tu cuerpo duele y se come a sí mismo para sanar la urgencia? Pues así, así eran mis ganas de conocerla, de revelar el misterio. ¿Y cómo no? Si me he enamorado de ella, sin verla, aunque sí que la conozco, ella se ha dado el permiso de desnudar su alma con un desconocido, con un imbécil que casi muere por una acción infantil. Ahora pido a quién esté allá arriba, cielo o universo, Dios o destino, déjenme despertar y verla, pasar el resto de mis días con ella, con su voz, con su alma desnuda y sus manos que aman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s