Mi fantasía

De todas las posibilidades que puedan existir en la intimidad, había pocas que me atrapaban en deseo. Por más que pensaba y pensaba infinidad de cosas y roces, sencillamente no me provocaban locura ni necesidad. La sexualidad en algún punto se redujo a un simple acto carnal donde dos partes se unían. Tener una pareja que experimentara el placer de la lentitud y el misterio, se volvía casi imposible. ¿Qué pasa con las personas? ¿En dónde quedó la exploración de la piel? ¿En dónde está el amor por la sensualidad?

Uno pasa la vida junto alguien por amor, pero, uno crea ese amor por deseo. Deseas amar y ser amado, cuando la miras por primera vez, añoras sus besos y con el paso del tiempo te enamoras de su espíritu. El amor honesto, el amor de verdad, empezó por instinto, que luego evolucionó a algo extra corpóreo, algo intangible.

Así me pasó a mí. La vi, serena y común. No había nada extravagante en ella. Cabello largo, negro y sedoso, piel color almendra, un tono suave pero casi imposible de ver en dos personas. Manos pequeñas, vestía un falda por encima de la rodilla, y un tenía un escote nada pronunciado. Como dije, no había nada en su apariencia fuera de lo común.

Sin embargo, caminaba con un vaivén que hipnotizaba, su voz era un tanto ronca, un poco. Sus ojos eran tan verdes como una esmeralda, sus labios gruesos y carnosos podrían haberme desgarrado la piel y lo hubiera agradecido. Su mirada era la de una cazadora, podías ver su poder en el brillo de su iris. ¡Vaya! ¡Qué mujer!

Jamás pensé que yo, un simple hombre sin atractivo de ningún tipo y más común que un mosquito, habría tenido la oportunidad de verle sin las ataduras de la ropa. No pasó ese día claro, hubieron de pasar meses, lo que hizo que el momento fuera mucho mejor y por supuesto, con mayor valor.

Ella no cumplió mis fantasías, ella era la fantasía. Cada ocasión era mejor que la anterior, todas eran diferentes, y la última siempre superaba a la anterior.

Era tan dulce y suave, se movía con el ritmo del mar, su cadera subía y bajaba en movimientos ondulantes, sus manos recorrían cada rincón de mi piel hosca y mis labios adoraban la suya, hecha de terciopelo. Su vientre ajustado, era reclamado por los mordiscos de mis dientes. Su cabello se entrelazaba en el torso desnudo, que alojaba a un par de pechos hermosos que servían como destino para mis manos, que no dejaban de amarla.

Sus piernas fuertes no presentaban resistencia a mi llegada, su espalda servía como sendero a gotas de sudor que eran obligadas a nacer por la pasión. Sus labios soltaban suspiros, que combinados de dulces gemidos, de mí se alimentaban. No importaba que tan unidos nos hallábamos, jamás era suficiente. Ella quería unirse más a mí y yo más a ella.

Copas de licor sobrevivían por ahí, de las que yo sacaba cubos de hielo, que luego de ponerlos en mi boca, los deslizaba por su piel cálida y excitada. Comenzaba por su cuello, caía por su espalda, dibujaba sus caderas y hasta su piernas llegaba. Su piel se contraía, y su trasero mordía. Podía sentir el propio placer que ella vivía. Se giraba y ahora en su feminidad me ahogaba, entre sus piernas, en su delicado centro yo embebía.

La luz de las velas, dejaba poco que ver y mucho que sentir. Las sombras sobre la pared de nuestros cuerpos, contaban historias imposibles de escribir pero que todos deseamos vivir. No era lo que hacíamos, sino como lo hacíamos. Cada beso era de amor, cada caricia de pasión, cada roce de deseo, cada encuentro tenía urgencia de existir. El sudor caía, su vientre empapado no podía parar, nunca era suficiente y eso me encantaba.

Mi lengua siempre encontraba un nuevo camino que recorrer. Sus manos siempre causaban sensaciones diferentes. Su ropa, únicamente me provocaba desprenderla. Su sonrisa, me esclavizaba y yo… yo no ponía resistencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s