PERFECTA.

La primera vez que la vi fue… en un café. Sí, fue en un café. Cada mañana iba por uno, un americano, para según yo, poder despertar. Ella los preparaba, siempre se ponía detrás de la barra y con una sonrisa enorme me preparaba el café, y no solo a mí, a todos los demás […]