¿Por qué?

Dime… dame una razón. ¿Por qué tus manos aún me desnudan? Pero ya no me acarician. ¿Por qué tus besos son tan fríos como la indiferencia? Y ¿Por qué ya no soy lo primero, que tus ojos miran al despertar? ¿Por qué? ¿Por qué es más cálido el hielo? que tu piel rozándome. ¿Por qué […]