Mi fantasía

De todas las posibilidades que puedan existir en la intimidad, había pocas que me atrapaban en deseo. Por más que pensaba y pensaba infinidad de cosas y roces, sencillamente no me provocaban locura ni necesidad. La sexualidad en algún punto se redujo a un simple acto carnal donde dos partes se unían. Tener una pareja […]

Sombras a media luz.

Afuera gobernaba la noche, la luna llena era la única luz que existía. Todo permanecía en calma. Los árboles se mecían con la danza que provocaba el viento. Adentro, sólo unas velas iluminaban la habitación. En la habitación, ella caminaba alrededor de la cama, eran pasos suaves que daban vida a su cintura. La ropa, […]

POSESIÓN

Al mirarla sucedían varias cosas, la piel se erizaba, los labios se humedecían y la ropa estorbaba. Sus ojos eran enormes y expresivos, su piel era suave y tersa, como los pétalos de una rosa. Sus manos sabían desnudar el cuerpo y el alma, sus piernas torneadas no sufrían de delgadez y sus caderas gozaban […]

Verónica.

Las gotas de lluvia eran enormes, llevaba horas que el cielo se caía sobre las calles de la ciudad. La gente corría asustada, como si fueran a ahogarse. Todos excepto Verónica, a ella le gustaba que lloviera, salía de dónde estuviera para dejar que el agua helada le mojara de pies a cabeza. Cada gota […]

¿Sabes qué quiero?

¿Sabes qué quiero? Quiero que me beses tan lento y suave, que pueda sentir que la piel se me eriza. Quiero que pongas tus labios en mi cuello, y bajen hasta mi pecho, sin que los separes de mi piel. Quiero que me provoques todo, quiero que me orilles a sentir. Quiero ser libre en […]

¿Por qué?

Dime… dame una razón. ¿Por qué tus manos aún me desnudan? Pero ya no me acarician. ¿Por qué tus besos son tan fríos como la indiferencia? Y ¿Por qué ya no soy lo primero, que tus ojos miran al despertar? ¿Por qué? ¿Por qué es más cálido el hielo? que tu piel rozándome. ¿Por qué […]

Marianne.

Me enamoré de ella, lo reconozco, no debí hacerlo, pero no lo lamento. Fue de la manera en que suele ser casi siempre. Comenzó con un intercambio de sonrisas, de esas que te hacen sentir bobo, de esas que te ganan y se salen de tu alma por tu rostro sin que puedas evitarlo. Recuerdo […]